Πέμπτη, 24 Οκτωβρίου 2013 16:31

CONCURSO DE CALAVERAS

image002

 

 

 

Aquí tenéis varios ejemplos de Calaveras escritas en años anteriores. Esperamos que os sirvan de inspiración.

 

CALAVERA PARA LA CATRINA

Catrina, Parca,Calaca, Pelona,
a Atenas vienes con tu sombrero de dama,
cuidado con el viento y los ladrones,
que tienen todos las manos muy largas.

La muerte detrás detu sonrisa escondes.
Pero aquí los vivos más que tú ríen,
olvidan la muerte, la crisis y los fascistas,
y tienen un "mati", un café y un "coboloi".
De aquí te irás sin ser por los griegos vista.

Edu

 

CALAVERA PARA ASPASIA

A nuestra querida Aspa
La Calaca se cargó
y por ser de buena casta
en magna tumba dejó.

La lloran en el panteón
sus amigas mexicanas
Natalia, Angelina, Pamela
Jocelyn y un montón.

Y hasta los demonios llevan
flores, platillos y arreglos
y los muertos se la juegan
por hacer estos festejos.

Y la calaca gustosa
forma su grandiosa orquesta
con parte de una osamenta
que suena muy melodiosa.

Y cantan en el Averno
los muertos, las calaveras
y la invitan a que venga
a más tardar este invierno.

Todo México te llora,
queridísima Aspasía,
esperamos que en buena hora
nos visites algún día.

Natalia Moreleón

 

CALAVERA A MI JEFE

Con todo mi amor
Cuando la Catrina decidió visitar a mi jefe y lo vio
se quedó de piedra.
Inmediatamente salió sin llevárselo con ella.
Y, ahora, yo pienso:
¡Qué suerte para la Catrina, los muertos y muertas!
Pero..., qué mala suerte para mí, mis compañeros de trabajo
y todo el mundo también.

Elena Striftompola

 

"No me digas que no sabes
que la tierra es la madre
y Catrina es la hija
la más seria, sola y pija.

En su camino todo llora
porque no sabía que es la hora
pero al final todo pasa
y la vida amenaza.

Olvidamos el destino
y vivimos sin camino
pero la vida significa
que siempre llega esta amiga

Por eso vive con sonrisa
y no tengas mucha prisa,
lo que debes es pensar
y algo nuevo empezar"

Mateo Giannarás

 

CALAVERA A LA MERKEL

Por aquí pasó la Merkel
con su traje de chaqueta austero,
siempre en la misma forma
pero cambian los colores.
Es, sin duda, una Pelona
pero,ya, bastante cabezota.
Por aquí pasó la Merkel
con su guardarropa de austeridad,
buscando euros para cortarlos
y nos deja sin un duro.

Daphne

 

CAVALERA DEDICADA A EDU Y LA CLASE DE SUPERIOR

Edu estaba en clase hablando de subjuntivo
cuando de pronto a lo lejos sintió algo negativo
llegó el calacón!!!!
"Que miedo madre mia!", dijo Efstacia!!!!!!!!!!!!!!!!!
"No es el subjuntivo algo tan negativo"
"Es un horror que la Catrina beba el cafe de Tina!"
Y la voz de Miguelito y esta un muertito!!!!!
Y dijo la Catrina al profe por encima:
"Que mas características sobre la Regla II?"
¿no crees que tenemos que hacer clase los dos?"

Efstacía

 

Y la calavera ganadora del premio del CONCURSO DE CALAVERAS 2012

Grecia la diñó

Una historia les voy a contar
de un pueblo oprimido
si me quieren preguntar
aquí se oye su gemido.

Era un pueblo luchador
al fascismo se ha opuesto
pero ahora es deudor
y le tachan de funesto.

Cómo ha ocurrido esto
es asunto delicado
pa´ poner de manifiesto
es un poco complicado.

Se describe como algo malo
que se nos cayó del cielo
los que dicen que es regalo
son los que llevan el flagelo.

Un pueblo de inmigrantes
ahora acusa al extranjero
¡a la horca!, ¡a la hoguera!
como si fuera hechicero.

En el día de los muertos
recuerdo mi país
que en vez de estar despierto
hoy se halla en paralís.

Unos pocos resistimos
con todo nuestro corazón
seguiremos adelante
que tenemos la razón

De la Parca nos reímos
que no nos puede dañoar
ni pararnos ni asustarnos
ni siquiera arañar.

Somos todos conscientes:
el enemigo es el patrón.
No tememos a la muerte
¡a las barricadas, tron!

Christos Xirocostas

Hubo muchas calaveras, a cual más valiosas, las cuales no incluimos ahora pero sí estarán expuestas el Día de la entrega de premios (31 de octubre, en Lexikopoleío)

 

 

 

CALAVERA A MI JEFE

Con todo mi amor

Cuando la Catrina decidió visitar a mi jefe y lo vio

se quedó de piedra.

Inmediatamente salió sin llevárselo con ella.

Y, ahora, yo pienso:

¡Qué suerte para la Catrina, los muertos y muertas!

Pero…, qué mala suerte para mí, mis compañeros de trabajo

y todo el mundo también.

 

Elena Striftompola